La atención y sus especificidades

La atención es parte de la vida diaria, se habla de atención desde casa, cuando le dice un padre a su hijo:

-¡Presta atención para que sepas que vas a traer!, quiero un kilo de tortillas, 1/2 de masa y un refresco (soda), ¿me entendiste?

-Sí188373_a_1

Ese ejemplo puede ser muy claro pero… siempre que el niño haya “prestado atención”. -¿Prestado atención?, -sí, algunas personas suelen confundir el déficit de atención, preocupándose porque el hijo o alumno no “presta atención”, pero habría que ver si realmente no “presta atención” a nada o no pone atención a lo que se dice, a consecuencia de enfocar su atención en otra cosa más interesante para él que lo que están hablando o tratando en el momento.

Podría ser más interesante para el niño un simple insecto volando alrededor de la persona que le habla que las palabras que oye, observando qué colores, qué forma es la que tiene ese insecto que nunca antes había visto, cuántas patas tiene, etc. Si a ese niño se le preguntase cómo es el bicho lo más seguro es que podría decir rápidamente cómo es, dando detalles. Eso demostraría que su atención fue colocada en otra situación y que no sufre de algún tipo de déficit.

Por otra parte se debe saber que existen varios tipos de atención clínicos según Sohlberg y Mateer (1987, 1989)  estos son:

  • Arousal: Capacidad de estar despierto y de mantener la alerta. Implica la capacidad de seguir estímulos u órdenes. Es la activación general del organismo.

Se podría decir que es la más sencilla, puesto que todo ser vivo en algún momento debería estar activo.

  • Atención Focal: Habilidad para enfocar la atención a un estímulo determinado. 

Es decir, concentra la atención en un estímulo proporcionado por los cinco sentidos del man-515518_1280cuerpo humano -algunos científicos piensan que son seis sentidos, agregando la propiocenpción, sentido que indica al cuerpo el posicionamiento de sus extremidades y cuerpo en el espacio. (Moreno, Redolar, Robles, Soriano, Torras y Vale, 2010)

  • Atención sostenida: Capacidad de mantener una respuesta de forma consistente durante un periodo de tiempo prolongado. Se divide en dos subcomponentes: 1) se habla de vigilancia cuando la tarea es de detección y de concentración cuando se refiere a otras tareas cognitivas, y 2) noción de control mental o memoria operativa, en tareas que implican el mantenimiento y manipulación de información de forma activa en la mente.

Ahora bien, este es el tipo de atención que surge en el ejemplo que se dio, cuando el padre pidió ciertos artículos que trajera el niño. Primero el niño debía detectar que tipo de artículos quería el padre que consiguiera -tortillas, masa y refresco-, también debía categorizar los artículos para saber dónde comprarlos -estos fueron procesos cognitivos, en otras palabras procesos mentales-, pero además tenía que realizar una segunda acción la cual era memorizar por un corto periodo los objetos requeridos por el padre y cuántos o cuánto de cada uno -memoria operativa, también llamada memoria de trabajo o memoria de corto plazo (Granollers, Lóres y Cañas, 2005). –

Según Miller (1956) la memoria operativa (que es más sencillo recordarla como memoria de corto plazo) está limitada aproximadamente de 7 a 2 elementos -esta cantidad es considerada como el número mágico- y un tiempo de acceso de 70 mili segundos a 20 segundos si es que no se repasa.

  • Atención selectiva: Capacidad para seleccionar, de entre varias posibles, la información relevante a procesar o el esquema de acción apropiado, inhibiendo la atención a unos estímulos mientras se atiende a otros. Los pacientes con alteraciones en este nivel sufren numerosas distracciones, ya sea por eststudents-250164_1280ímulos externos o internos.

La atención selectiva es al parecer la que la mayoría de las personas (por lo menos en México y  por experiencia empírica) se refieren, porque con tantos estímulos ambientales e internos es complicado seleccionar una sola para entregar toda la atención posible, ahora bien, una vez que se logra seleccionar el elemento donde se concentrará la atención se debe también ignorar todos los demás estímulos existentes. Por otra parte el tipo de atención selectiva es la deseada en un centro escolar, para que se obtenga una mayor información y las actividades curriculares puedan ser bien elaboradas por los estudiantes.

  • Atención alternante: Capacidad que permite cambiar el foco de atención entre tareas que implican requerimientos cognitivos diferentes, controlando qué información es procesada en cada momento. Las alteraciones de este nivel impiden al paciente cambiar rápidamente y de forma fluida entre tareas.

¿Alguna vez ha visto a una persona cocinar, después darle biberón a su bebé para después regresar a la estufa y acabar de cocinar? Eso es la atención alternante, hacer varias cosas consecutivamente, cambiando los procesos de pensamiento para atender a cada caso rápidamente y finalizar cada uno con éxito.

  • Atención dividida: Capacidad para atender a dos cosas al mismo tiempo. Es la capacidad de realizar la selección de más de una información a la vez o de más de un proceso o esquema de acción simultáneamente. Es el proceso que permite distribuir los recursos atencionales a diferentes tareas o requisitos de una misma tarea. Puede requerir el cambio rápido entre tareas o la ejecución de forma automática de alguna de ellas.

Para ejemplificar este último tipo de atención haré que recuerde seguramente múltiples car-407166_1280momentos donde se encontraba manejando o como pasajero en un auto u otro vehículo y se daba cuenta que al conductor le hablaban de diversos temas y él a su vez retroalimentaba la conversación, mientras que usted como pasajero llegaba a su destino sano y salvo. Cuando ocurrió eso el conductor habría hecho uso de su atención dividida, haciendo un proceso automatizado, el cual era conducir y entablar un dialogo con otra persona.

Ahora sí, ya puede pensar si pone atención o no una persona o usted misma, también debe saber que existen test para evaluar cada tipo de atención, pero eso se hablará tal vez en otro post.

¿Puede observar a las personas que estén a su alrededor y diferenciar que tipo de atención es la que tiene en ese momento? Queremos leer sus experiencias, comentelas aquí.

Fuentes bibliográficas

Granollers, T., Lóres, J. y Cañas, J. J.(2005). Diseño de sistemas interactivos centrados en el usuario. Barcelona: Editorial UOC.

Miller, G. A. (1956). The magical number seven, plus or minus two: Some limits on our capacity for processing information. United Stated of America: Psychological Review

Moreno, A., Redolar, D., Robles, N., Soriano, C., Torras, M., Vale, A. M. (2010). Fundamentos de psicobiología. Barcelona: editorial UOC.

Sohlberg, M. M., & Mateer, C. A. (1987). Effectiveness of an attention-training program. United Stated of America: Journal of Clinical and Experimental Neuropsychology. 

Sohlberg, M. M. & Mateer, C. A. (1989). Introduction to Cognitive Rehabilitation. New York: Guilford Press.